Historia y Logros

En 1944, los Hermanos maristas junto con un grupo de exalumnos crean 54 Centros de alfabetización para niños y adultos en respuesta al 41% de analfabetismo que existía en el país. 

En 1956, el Patronato evoluciona en su respuesta iniciando grupos escolares para niños sin posibilidades de inscripción en ninguna escuela; estos grupos de extensión son sostenidos por colegios particulares de diferente orientación y credo: El colegio Alemán, Instituto México, El colegio Sefaradí, etc.

En 1958, el entonces Secretario de Educación Pública Lic. José Ángel Cisneros dicta los acuerdos otorgando el reconocimiento oficial de los estudios impartidos en los centros de Extensión;

En los años sesenta se cuenta con cerca de cien centros de extensión en el D. F., sin embargo la política de la SEP cambia, de lo que resulta que se tienen que cerrar unos 70 centros y el resto  alcanzan a reunir los requisitos para su incorporación, lo que le da un nuevo giro al Patronato.

A finales de los setentas y principios de los ochentas, se asocian algunas escuelas necesitadas con la idea principalmente de participar en los cursos de Dinamización Humana y Espiritual.


En 1991 Se inicia el trabajo de apoyo de extensión a nivel bachilleratos en el Istmo de Tehuantepec.

En 1997, cambia la estructura del pnaee, retomando la intención fundacional del Patronato, es decir, responder a las necesidades de alfabetización y de rezago educativo. 

En cuanto a las escuelas que atiende actualmente el Patronato, además del servicio de apoyo que se les ofrece en las áreas jurídica, fiscal-contable, pedagógica y de educación evangelizadora, se  ofrece un diplomado para maestros y directivos con la finalidad de actualizar y profundizar su formación como educadores y también para que como equipo puedan realizar un Proyecto Educativo.

Se genera junto con la Universidad Marista la Licenciatura en Educación Intercultural que prepara a jóvenes de contextos de periferia como docentes

 

Close Menu